emprendedores21

Entrevista a oncediez en emprendedores del 21 / EOI

Utilizamos residuos para convertirlos en productos mejores de lo que eran antes

Revista yorokobu // oncediez

La vida de las cosas es mucho más estirable de lo que, a veces, en un principio, pueda parecer. La cámara rota de una rueda de camión, así, de entrada, estaría abocada a acabar en un cubo de basura. Pero dejar de servir para lo que fue inventada no implica que no pueda utilizarse para nada más. Todo lo contrario. Si existen los residuos es porque nosotros los hemos inventado. Todo, absolutamente todo, puede desempeñar una nueva función una vez acabada su primera misión.

“La reutilización de los residuos hace que muchos artículos cobren un valor mayor al del suyo originario”, explica Claudia Sánchez, socia fundadora del estudio oncediez central de diseño sostenible ubicado en Madrid. La filosofía de esta empresa va más allá del reciclaje. Lo que realmente les interesa y en lo que están basando sus primeros proyectos es en el upcycling (utilizar productos usados para convertirlos en algo mejor de lo que eran).

La idea del diseño sostenible no era nueva para Claudia cuando arrancó, junto a su socia Almudena, oncediez. La mexicana ya había fundado otras empresas de diseño en México pero, aunque la idea de respetar el entorno y situar en primer plano lo social ya estaba en su cabeza, nunca se plasmó en el plan de negocio.

México acabó para Claudia. Cerró sus negocios allí y vino a España. Era el momento de empezar otra vida y comenzar otro proyecto. Esta vez lo hizo en paralelo al curso ‘Gestión del diseño para pymes’ de EOI, cofinanciada por el Fondo Social Europeo y con la colaboración de DDI. “Todo iba muy lento y, encima, había llegado la crisis. La investigación me llevó mucho tiempo. Me matriculé en el curso y empezamos a trabajar en esta oficina a la orilla del río Manzanares. Iba comentando el desarrollo de mi proyecto en las tutorías del curso y nos ayudó mucho a enfocar todo lo que hacíamos desde el punto de vista de negocio”, indica Sánchez.

“Me quedó muy claro que la gestión de mi negocio no tenía que estar supeditada al lenguaje creativo. Tenía su propio lenguaje. El curso me hizo entender mejor el mundo empresarial”.

El curso acabó hace dos años. Pero ¿qué ha pasado desde entonces hasta ahora? Ha ocurrido que Claudia y Almudena miran las calles de otra manera. Donde unos ven basuras ellas descubren materia prima para producir un nuevo artículo. Encontraron así las cámaras rajadas de neumáticos que ya nadie quería. Las observaron, investigaron, las lavaron… y comprobaron que es un material excelente para bolsos, carteras y otros complementos. Diseñaron esos artículos y crearon una marca: Innertube. En mayo de este año comenzaron a venderse en algunas tiendas como Ecomanía o el Mercado de Fuencarral. En 2011 se podrán comprar por Internet y en establecimientos de diseño reciclado de varios países de Europa.

En apenas seis meses ya han recibido el 2º Premio de Diseño Reciclado, otorgado por el colectivo Reciclamanía; los artículos se han expuesto en el Museo de la Ciencia de Madrid y en la actualidad se exhiben en el Museo de San Fernando de Henares.

Oncediez lleva, además, otros proyectos entre manos. “Estamos haciendo pufs con lonas desechadas y papel utilizado de empresas. La idea es transformar materiales usados en algo mejor”, especifica Claudia. Y con lonas también están haciendo carteras y billeteras. “No es fácil la gestión de desechos. EOI, Cosmo Caixa o el Matadero nos dan los restos que quedan de su comunicación comercial y hacemos estos productos”.

Lonas y también papeles. oncediez tiene un proyecto que le sirve de carta de presentación en sus reuniones de nuevo negocio. Crearon unas libretas de papel reciclado, llamadas Namox, que van en un contenedor de lonas reutilizadas y que, cuando las regalan, invitan a su nuevo dueño a que escriba cualquier cosa que le apetezca. La lista de la compra, las impresiones de un viaje, una reflexión, un dibujo. Da igual. Lo importante es que quede ahí plasmada “la vida de las personas” y que después “envíen fotos con las páginas escritas para hacer una publicación colectiva con eso que está en el día a día de mucha gente”. Un experimento colaborativo, sí, y “una presentación de Oncediez a las empresas para que entiendan que hay otros caminos diferentes al tradicional”

Claudia Sánchez y Almudena hicieron el curso de Gestión del Diseño para Pymes de EOI, cofinanciado por el Fondo Social Europeo y con la colaboración de DDI. Hoy dirigen la empresa de diseño sostenible oncediez y crean nuevos productos reutilizando materiales desechados como cámaras de neumáticos, lonas o papel.

Fuente: EOI · Emprendedores del 21

ver entrevista