Madrid Capital ha sido el destino final de la cámara de rueda y el origen de un nuevo objeto que se integrará a través del uso a nuestras acciones más cotidianas.